miércoles, abril 13, 2016

La búsqueda: a cinco años de su publicación en Amazon

LA BÚSQUEDA no está ya en el primer lugar. después de cinco años sin embargo, sigue ocupando los primeros lugares de las diferentes listas. Ha conseguido llegar a 613 comentarios en amazon.com.

Aquí la opinión de una lectora en su blog:

"Os dije que necesitaba unos días para reflexionar sobre esta novela de Blanca Miosi porque me había impactado mucho.. Ahora sí, os dejo con mis impresiones sobre La búsqueda. Novelón." 
Cita Franco Parrilla


OPINIÓN PERSONAL


La búsqueda es la primera obra que leo de Blanca Miosi. Sinceramente, no sé por qué tardé tanto tiempo en adentrarme en su narrativa, ya que la conozco hace tiempo y estoy al día de sus movimientos literarios. Sea cual fuere la razón que me hizo tardar tanto, no puedo estar más orgullosa de haberme lanzado a ello con esta novela. 
Conocía la temática, puesto que son cientos las reseñas y comentarios que pululan por la red referentes a este libro y, además, sabía que estaba basado en hechos reales porque lo leí en alguna entrevista a la autora. Ahora, solo me quedaba comprobar con mis propios ojos la veracidad de los elogios y buenas críticas.
No voy a desgranar la novela por partes porque es algo que ya se ha hecho en decenas de blogs y la novela es de sobra conocida por todos, con lo cual iré directamente al grano, contando mi experiencia como lectora y las sensaciones que me dejó.
La novela comienza a buen ritmo, con detalles concretos, encauzando al lector desde las primeras páginas hacia lo que será un viaje angustioso de la mano de Waldek, el protagonista. Conoceremos a su familia y su entorno, pero no nos adentraremos en descripciones tediosas ni detalles sin importancia. Esto hará que la lectura se torne ligera y comiencen a sonar las tripas de nuestras ansias lectoras. 

A partir de aquí comienzo mi opinión personal sin pluralizar.
Hacía tiempo que no disfrutaba así de una novela de este estilo. Hubo una época en la que leímos infinidad de novelas y escritos narrando el holocausto, tratando el tema del genocidio nazi contra los judíos bajo las órdenes de aquel señor de bigote ridículo que debió darse un buen golpe en la cabeza al nacer. ¿Hay algo que no se haya contado ya sobre este tema? Pues sí; la apasionante historia de Waldek.
Es admirable cómo la autora ha logrado que me sumerja en la narración sin recordarme a ningún otro libro, sin hacerme sentir que eso ya lo había leído y sin querer aleccionarme con datos históricos. Simplemente me ha presentado a un personaje, me ha puesto en antecedentes y me ha invitado a que lo acompañe como parte de su equipaje. Así ha sido cómo, acurrucada dentro de la maleta de Waldek, he conocido su historia y a las personas que pasaron por su vida con todo lujo de detalles.
Los personajes me han parecido excepcionales, no sé si por la fantástica creación de los mismos o por lo bien ambientados que están los escenarios, cosa que hace que todo se vea tan nítido y real. Algo que me ha ayudado mucho a disolverme con la historia es la narración; al estar contada en primera persona, sientes que el protagonista te lo confiesa todo en secreto haciéndote su confidente, obligándote a prestarle toda tu atención y no dispersarte en su relato, emocionarte e incluso pensar en cómo podrías ayudarle.
Si hablamos de sensaciones no me referiré a las que se muestran en la novela sino a las mías mientras la leía. Que un libro te haga viajar con la imaginación a lugares en otras épocas, sitios que desconoces pero que en un par de minutos te resultan familiares, pudiendo sentir olores, sabores (esto lo digo con conocimiento de causa, prometo que durante un fragmento de la novela la boca me sabía a pan y mantequilla), incluso sensaciones térmicas, es algo que todo el mundo tendría que experimentar.
Y con los sentimientos sucede exactamente igual. No sé por qué me da, (supongo que porque llevo cientos de libros leídos a mis espaldas y no ponerme en la piel de los escritores me resulta prácticamente imposible), creo que la autora nunca pensó en querer transmitir los sentimientos como realmente se proyectan. Me explico; Claro que ella trató de dar veracidad a la historia narrando al detalle cada movimiento del protagonista, haciendo palpables sus emociones y enfatizando en sus pensamientos, pero creo que no fue consciente de lo que su personaje era capaz de transmitir. Con él he sentido miedo, mucha angustia, rabia, anhelos, nostalgia, vacío, desconsuelo… Y cuando todos estos sentimientos me comenzaron a inquietar sobremanera, llegó Waldek y me dio una lección de vida. Me enseñó que ser un superviviente no consiste en mantenerse con vida, sino en hacerlo olvidando el pasado, aprendiendo a perdonar y sin guardar rencores. No podía creerme cómo yo, mera espectadora, me encontraba derrotada tras conocer la historia de su vida y él, la persona que lo sufrió en sus propias carnes, me decía que no le diera vueltas al pasado y mirase a la vida de frente.

En definitiva, La búsqueda es la novela perfecta para los que se entregan en cuerpo y alma a la lectura, para aquellos que buscan en un libro algo más que entretenimiento y evasión, para todos los que sentimos la literatura en los poros de la piel.
Sobra decir que la recomiendo, ¿verdad?
Fuente: Blog Acurrucada entre Letras, de Cita Franco Parrilla.

No hay comentarios: