miércoles, mayo 27, 2009

Crítica publicada por Armando Rodera en llegir en cas dincendi, de Xavier Borrell

En esta novela trepidante, donde convergen de forma armónica diferentes tipos de obras tan dispares como la novela histórica, el thriller o la narración biográfica, podemos sumergirnos a través del protagonista en una historia con mayúsculas; una historia que nos guiará a través de las vivencias personales de un hombre en torno a algunos de los acontecimientos más impactantes ocurridos en el siglo XX en dos continentes distintos, a lo largo de varias décadas.
El protagonista es Waldek Grodek, un joven polaco que deberá enfrentarse a un cambio brutal en su vida al estallar la II Guerra Mundial: los nazis invaden Polonia sin que tenga tiempo de reflexionar sobre lo que sucede, ya que es encarcelado y llevado preso. Sufrirá las más increíbles penurias en diversos campos de concentración cuyos nombres generan infaustos recuerdos para el mundo en general. Tendrá que sobrevivir en circunstancias extremas y sólo gracias a su humanismo y su férrea determinación podrá sobreponerse a la maldad absoluta que asola su vida.
Gracias a la pétrea coraza que fabrica a su alrededor podrá salir adelante, sin pensar en el horror que le rodea. Con el final de la guerra será por fin libre, pero sólo es el comienzo de las increíbles aventuras que le quedan por vivir. Su arrojo y valentía, arengados por la inocencia de su juventud le harán meterse en infinidad de problemas ante los que cualquier otro se rendiría; pero él no, consiguiendo siempre salir adelante.
Así pasará de luchar por el ejército americano, donde está a punto de perder la vida o como mal menor una pierna, a recorrer la Alemania vencida en pos de su amigo Stefan. Conocerán sus miserias y las de los demás, aprenderá a odiar al comunismo y decidirá que ese no es su mundo, que ya ha sufrido bastante. Su país fue invadido por los nazis y luego masacrado por los rusos, así que ya no confía en los extremos. Y decide buscar su particular Eldorado, huyendo a Latinoamérica creyendo encaminarse al paraíso soñado. Pero el destino le tenía preparadas otras sorpresas.
El protagonista tendrá que seguir lidiando con su pasado, que le persigue a lo largo de toda su vida en diferentes países tanto europeos como americanos. De forma paradójica, muchísimo tiempo después de la guerra, volverá a tener tratos con personas relacionadas con el III Reich sin que él lo sepa a ciencia cierta. Sólo su fuerza vital y las ganas que tiene de salir adelante le servirán para sobreponerse a los problemas que le acechan en las sombras, incluyendo algunos familiares que no podía sospechar. Para bien o para mal, Waldek aparece siempre rodeado de mujeres que tendrán mucho que decir en toda esta historia, unas para ayudarle a sobrevivir y otras para hacerle la vida imposible.
Waldek sufrirá lo indecible a lo largo de toda la historia, aunque sorprendentemente salva la vida en multitud de ocasiones, a veces por el azar, otras veces gracias a terceros. Esto nos lleva a plantearnos si este hombre realmente ha tenido buena o mala suerte, ya que él no guarda rencor ni mira al pasado. Sólo quiere vivir, huyendo de creencias o fanatismos pero dándose cuenta que el paraíso que busca, ese oasis de paz ideal, es algo utópico que nunca alcanzará. Y es entonces cuando empieza a darse cuenta de cuál es su verdadera búsqueda.
En su primera novela publicada, la autora nos muestra la rocambolesca vida de un superviviente de nuestro tiempo. Con un lenguaje claro y sencillo, sin caer en ambages ni artificios, nos introduce de lleno en la mente y el alma de Waldek, para que le acompañemos en todo momento en cada una de sus vivencias.
Sólo podemos hacer una cosa: ponernos del lado de Waldek y sufrir en silencio junto a él. Es el único modo de entrar en su mente y poder percibir desde dentro lo que una persona en sus circunstancias debe sentir para no caer en la más absoluta locura, para luchar por algo que parece inalcanzable, sin dejarse avasallar ni humillar. Es el único modo de sobrevivir, abstrayéndose de su exterior más cercano para pensar únicamente en su yo más íntimo, el que le hará seguir existiendo.
Puede sorprendernos que el protagonista odie casi más a los comunistas que a los nazis, aunque ambos fanatismos le perseguirán el resto de sus días para desgracia suya. Quizás también nos choca la inocencia y el optimismo con el que se enfrenta a sus circunstancias, pero es su modo de vida y lo lleva a rajatabla, aunque le traiga quebraderos de cabeza. Curiosas son también las diferentes relaciones que tiene con las mujeres de su entorno, siempre de una intensidad sublime que le obligará a no poder olvidar dichas circunstancias.
Una novela escrita en primera persona, con las sutilezas y dificultades añadidas a esta clase de historias, nos hacen valorar mejor la obra de Blanca Miosi. Con un estilo directo que golpea indistintamente mente y corazón, lleno de sutilezas que nos harán reflexionar, consigue elaborar una trama absorbente que no puede dejar indiferente a nadie. Una gran historia desde el principio hasta el final, que se lee de un tirón y que sólo tiene el pero de acabar demasiado pronto para el ávido lector.
Para terminar me gustaría destacar un pasaje que me impactó muchísimo, debido al hecho en sí y a la forma tan realista de narrarlo, que consigue angustiarnos al encontrarnos ante semejante desatino: el atentado a las Torres Gemelas. Sólo después de este hecho, con años de malditas experiencias a cuestas, consigue el protagonista darse cuenta de los límites inimaginables de la maldad humana.
En definitiva, un libro muy recomendable en todos sus aspectos, ya que la trama se bebe más que se lee pero a la vez nos deja un prolongado poso, indispensable para una posterior reflexión que nos ayudará a conocer mejor el entorno en el que vivimos.



ARMANDO RODERA
http://vivenciasdeunescritornovel.blogspot.com/
http://llegirencasdincendi.obolog.com/busqueda-blanca-miosi-261905
CÓMPRALA EN AMAZON, AQUÍ