domingo, diciembre 01, 2013

La carta de un soldado desde Afganistán: LA BÚSQUEDA

Algunas veces pensamos que la lectura o cualquier otro tipo de entretenimiento son acciones simples, sin mayor importancia, que solo son para pasar el rato.Tal vez sea así. Sin embargo esta carta
que acabo de recibir desde la lejana Afganistán me hace sentir todo lo contrario. Si la tecnología hace que mis libros puedan leerse en cualquier rincón apartado del mundo y dar unas horas de solaz a un soldado, me doy por bien servida. 

Les copio la carta que he recibido
Querida escritora;


Soy un soldado del ejercito de los Estados Unidos de Norte América, mi patria es Puerto Rico, actualmente estoy en desplazamiento en el norte de Afganistán. El propósito de escribirle es simplemente felicitarle por ten excelente tacto en el modo de escribir sus libros. Recientemente leí El niño que se enfrento a los nazis, me encanto lo fácil de la lectura, lo interesante en el paso de los acontecimientos y los datos históricos que abarca, para un lector aficionado como yo es estupendo ya que mantiene el animo de leer el libro para llegar a su desenlace. Me encanto que incluyera a Puerto Rico en la lectura. Recientemente comencé a leer El Legado y por lo que he leído me da la misma satisfacción de continuar leyendo, muy interesante. Luego comprare El Manuscrito, estoy seguro que es igual de interesante. Gracias por darme una herramienta para los momentos difíciles que paso en este teatro," la guerra", con sus libros alimento mi conocimiento como lector y hago de mi tiempo libre un verdadero entretenimiento. "Que Dios le bendiga".

SPC. Jorge L. Guzmán Díaz


No se imaginan la emoción que me embarga, amigos.

2 comentarios:

Anna Villa dijo...

Excelente libro narra la realidad de una guerra que en la actualidad muchos desconocen la vida de este hombre es un ejemplo a seguir como se sobrepuso a tantas adversidades y pudo seguir adelante un abrazo

Blanca Miosi dijo...

Muchas gracias, Anna,
Fueron muchos como él, pero algunos se concentraron en el odio y la tragedia vivida. Otros como Waldek quisieron borrar los malos recuerdos para seguir viviendo.